Cómo lavar la lana

Muchos de nosotros al ver la lana nos preguntamos cómo es el proceso de transformación.

Lo primero es obtener lana, desde aquí os animo a encargarme lana para el año próximo, pues ya sabéis que se tira. Pero no penséis que es suave y algodonosa. Eso viene después. Lo de antes puede convertirse en toda una aventura. Si tenéis suerte y probáis de entrada con un vellón de lana merina, pues la aventura será bastante amable, sobre todo si las ovejas están limpias y cuidadas. Pero cada oveja es un mundo, siendo algunas lanas tupidas y densas, mientras otras tienen el pelo muy corto y con una gran cantidad de lanolina, por lo que tras mucho lavar seguirá pareciéndonos que es grasa.

Pero ¿Cómo es el proceso? Lo primero es ponerse en contacto con algún ganadero para luego concertar un día para recoger la lana. Podemos aprovechar e ir el mismo día que se trasquila para elegir la lana o simplemente disfrutar aprendiendo y viendo este ritual.  Con unas siete ovejas salen unos cuatro sacos de los grandes de basura para llenar, unos quince kilos más o menos. Hay que encontrar un sitio donde almacenarla. Se conserva bien, es un elemento que está vivo, que no se degrada.

Wash

Y llega el momento del primer paso: lavar la lana.

Este paso tiene su aquel, ya que de un buen lavado depende un buen resultado en las demás etapas. Cada vellón es un mundo y la manera de abordarlo depende mucho de la cantidad de lanolina que tengan las fibras y de lo sucio o limpio que estuviera el animal. Mi primer contacto con la lana fue con la Suffolk, una lana con mucha lanolina y me supuso bastante esfuerzo. Este año he podido disfrutar con lana merina, de ovejas muy limpias y eso ha facilitado mucho el proceso.

playa-san-lorenzo-gijon

El tipo de agua y el jabón utilizado son importantes, así como la temperatura del agua. Este verano quise experimentar con el agua de mar, vivo muy cerca de la playa y leyendo por Internet descubrí que muchos países utilizaban el agua de mar para limpiar la lana ya que esta, en contacto con el mar hacia que la lanolina se convirtiera en jabón. Bueno, yo no vi salir espuma, pero fue muy agradable limpiarla en el mar, entre rocas y quedo realmente blanca.

DSCN0593

Esta misma lana la lave en casa primero dejando la lana con agua a temperatura ambiente y jabón neutro y al cabo de una hora o más le doy varios enjuagues o un poco más de jabón si lo veo necesario y queda perfecta. Pero si tiene mucha suciedad, ya sea tierra u otras cosas, puede ocurrir que atasquemos las tuberías por lo que lo idóneo sería hacerlo en los lavaderos, que Asturias tiene muchos, pero por desgracia son pocos los que están realmente cuidados como para que salga más limpia de lo que entró. El jabón utilizado lo compro aquí, y la verdad es que es una maravilla pues está suficientemente concentrado como para hacer frente a lanas más grasas donde irremediablemente tendremos que usar agua caliente. En este caso debéis colocar la lana e ir llenando de agua el recipiente que la contenga mientras se sube la temperatura gradualmente.

DSCF3728

La siguiente tanda la lave en casa, con agua templada y jabón ecológico de PH neutro. La deje en remojo unas horas y después le di varios enjuagues y listo. Pero cuando no se tiene cerca agua de mar y el vellón tiene mucha lanolina puede ser muy desalentador comprobar que se empeña en no desaparecer. Entonces hay que aplicar agua caliente, pero para hacerlo de la manera correcta hay que poner a remojo la lana mientras se va subiendo la temperatura poco a poco sin que nunca alcance esa temperatura que nos queme al meter la mano. Eso y un buen jabón, suele ser suficiente. Otro detalle importante es no mover la lana porque tanto esto como el agua caliente como los cambios bruscos de temperatura afieltran la lana, lo que nos impedirá cardarla y luego trabajarla bien. Después solo queda dejarla secar al sol y comenzar con el siguiente paso, pero eso ya en otro artículo.

Anuncios

6 comentarios en “Cómo lavar la lana

  1. ¡Hola! Yo siempre digo que hay tantas formas de lavar lana como gente lavándola, pero qué bien viene poder leer una entrada específica sobre el tema… Hago mi pequeña aportación desde aquí. Hay gente que, si cuenta con un lavadero con agua corriente o si, incluso, la lava en un río, no usa jabón en ningún momento. También hay gente, mucha, que lo que quiere es hilarla y prefiere hacerlo antes de lavarla, para hilar con lanolina incluida.

    A mí, por ejemplo, me ha pasado lo contrario de lo que describes: encuentro mil veces más fácil de lavar la lana basta y de fibras largas de nuestras razas que la merina, que suele tener muchísima más materia orgánica incrustada y más polvo o tierra, con lo que me obliga siempre a hacer más aclarados y a pasar mucho más tiempo escarmenando. Por no hablar de la lanolina que, como bien dices, parece que a veces no quiere irse.

    Me ha encantado tu referencia al agua del mar. Yo lo he probado sólo una vez, había leído que hay lugares donde llevaban la lana a mordentar al mar antes de teñirla (en Creta concretamente), con lo que pensé que lavarla así no podía hacerle daño, así que le di unos buenos aclarados y luego, como tú, continué el lavado en casa. Me alegro de nos confirmes que, efectivamente, se hace en muchos sitios, me encargaré de pasar la noticia a gente interesada que me preguntó.

    ¡Un abrazo!

    • Es verdad que formas hay muchas para lavar la lana. Yo el primer año lo hice en lavadero y con agua fría… Lo que comentas de la lana merino me llama mucho la atención y me remite nuevamente a que cada lana es un mundo. La que yo manejé este año estaba limpia y esponjosa con la lanolina justa y solo hubo que remojarla para quitarle un poco el polvo. Claro que eran seis ovejas cuidadas con cariño y en un “prao” que parece de cuento.

      Aún me queda probar con una lana de oveja xalda para ver que tal el resultado. Aquí si los lavaderos estuvieran cuidados tendríamos muchos,muchos sitios donde pasar una tarde lavando.

      En cuanto a la tradición de lavar en el mar, igual el siguiente post lo hago sobre la información que fui encontrando, pues muchas culturas de lugares muy distintos han usado el mar para lavar la lana, y pensando en que el PH es la clave y que el jabón es un plus que se le añade ahora, se concluye que agua fría y sin jabón es lo que se usaba tradicionalmente.

      Muchas gracias por compartir tus reflexiones B. es un placer saber las experiencias de otros para advertir los matices y seguir aprendiendo

      Un abrazo!

  2. Que genia aporte!!
    Gracias por compartir, soy una chica de México. Con 5 borregos mascota y un abuelito que quiere aprovechar la lana y no sabemoa como. Jiji por lo menos ahora ya se como se lava.

    Ojala pusieras el segundo post de que sigue de lavarla.
    Seria genial decir toma abuelito una frasada de lanita de nuestros borreguitos :3

    • Muchas gracias por tan lindas palabras. Prometo hacer esa segunda parte muy pronto. Os mando correo privado para poder ofreceros toda mi ayuda, para así ayudaros en lo que pueda. Un abrazo

  3. Hola
    Gracias por compartir este conocimiento ancestral tan valioso que no debemos dejar perder. Desde Bogotá, asumo el reto de iniciar mi propia hilandería con sumo agradecimiento por vuestro aporte. Espero prontamente poder compartir con vosotros mis resultados.

    • Perdona el retraso, estoy trabajando para darle empuje al trabajo y a veces se me pasa dar respuestas a tan cálidas palabras. Mucha suerte con la iniciativa, estaré pendiente de saber de tus progresos. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s