Esquilando ovejas xaldas

100_8451

Estamos en el inicio de un momento de mucha actividad para el tema de la lana. Desde que llegó la primavera no he parado de hacer cosas, porque para lograr poner en valor la lana hacen falta mucha ilusión  y que mejor momento que la primavera para sembrar unas cuantas semillas.

100_8454

Pero vayamos al grano. Estoy preparando algunas sorpresas para más adelante, pero hoy toca hablar de la experiencia de este domingo en Sirviella, en el “V Concurso de Tosquila de Oveja Xalda individual con Tijera”.  Ya había estado hace dos años y me encantó el ambiente familiar, cálido y cercano que se respiraba allí, sobre todo cuando no conoces a nadie y vas a curiosear. Este año hacía mucho calor. Llegamos temprano, hacia las cuatro y pudimos ver como, poco a poco, se iban acercando los vecinos y como gente de todas las edades y en las que había bastantes niños, se congregaban en el espacio de La Torraya, donde Pepín iba de aquí para allá acabando de organizar las cosas, para que todos pudieran disfrutar de las actividades programadas.

Ese lugar es como un pequeño museo de la xalda, el rebaño de ovejas es precioso, pero además tienen una pequeña casa donde hacer una pequeña inmersión al pasado y ver cómo era el modo de vida de los pastores años atrás.

La primera actividad programada era una demostración de trasquila eléctrica, una buena idea para apreciar aún más el arte de esquilar a las ovejas. El esquilador, un hombre muy paciente y amable, comunicaba gran tranquilidad, algo que ayuda a los animales, cuando se ven atados o escuchan el sonido de la máquina eléctrica. Aquí podéis ver un poco cómo fue

Después de esquilar un par de ovejas animaron al público a participar así que me animé a experimentar la única cosa del proceso de transformación que aún no había hecho.

Como terapeuta me sentí poco confiada a manejar la maquina de esquilar pues no se debe tirar de la lana que se ha cortado para ver por donde seguir y sin conocer la anatomía de la oveja se hace muy difícil no caer una y otra vez en la tentación de ver por dónde continuar.  No lo hice mal, pero sí muy lento y al llegar a la zona de las patas dejé que continuara el experto y me dediqué a observar y a acariciar su cabeza para infundirle un poco de ánimo.

100_8524

Después se animaron otros participantes que lo hicieron muy bien, algunos luego estarían participando del concurso de “tosquila” con tijeras.

La verdad es que se aprende mucho viendo trasquilar las ovejas y escuchando los comentarios de los asistentes. Era interesante ver a dos mujeres, pues en esta parte del proceso de la lana suelen ser siempre hombres, aunque sé que antes no era así pues conocí a una mujer que tenía ovejas y que las trasquilaba ella pues sus manos eran parte del testimonio de esos tiempos.

Escoger la oveja era el primer paso y se sorteaba ese cometido. Por lo visto unas son más fáciles que otras y se fijan en la parte del vientre y en el lomo. Uno por fijarse en el vientre no se dio cuenta de que en general tenía el lomo muy enmarañado y le costó bastante cortar la lana. Además, contabilizaba no solo acabar el primero, sino el hacerlo bien y sin hacerle daño a la oveja.

No me pude quedar hasta el final, pues había que volver a casa pero fue muy emocionante y alentador ver cómo cada año son más las personas que se acercan y ver, con cuanta ilusión y mimo Pepin y los demás participantes hacen que ese espacio se convierta en todo un referente.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s