El paraíso de las ovejas

P1012654_2

Hace dos semanas recibí la llamada que tanto esperaba para poder ir a ver cómo esquilaban las ovejas. Esas hermosas ovejas que había visto en el prado de mis amigos. Fue emocionante, pues para poder ir a visitar a las personas que llevaban a cabo esta acción había que hacerlo mediante mi contacto. Esta intermediación me recordaba los diferentes estudios antropológicos, cuando el investigador debe ser introducido gracias a la existencia de un mediador o informante. Es, por otro lado, una sabia manera de invitar a un extraño a su casa, a su mundo, sin tener que levantar ninguna guardia.

Sigue leyendo

Reinventando el valor de la lana

esquilar1

Ahora que es la época de esquilar las ovejas surge de nuevo mi gran duda existencial sobre qué hacer con tanta lana. No es que yo sea dueña de ella, pero tener conciencia de que está comenzando la época de la esquila me hace sentir responsable de tanto despilfarro.

Este es el segundo verano que experimento esta impotencia, aunque tengo intención de poner de mi parte para que en el futuro la cosa cambie.

Sigue leyendo